lunes, 19 de diciembre de 2016

K-11º GROENLANDIA 2007

Con mi amigo el troll
El Fjeld Gunnbjor es la montaña más alta de Groenlandia y Dinamarca, ubicada en la cordillera Watkins en la costa Esta de la isla, situada entre la poblaciones de Tasiilaq, al sur, y Ittoqqorttoormiit, al norte y a unos 80 kilómetros al NE del cabo Normann. La cordillera alberga varios picos por encima de los tres mil quinientos metros pero este nunatak (pico/montaña) con sus tres mil seiscientos noventa y tres metros es la de mayor altitud.
El vikingo Gunnbjorn Ulfsson, hijo del legendario Ragnar Lodbrok, sí el heroe de la serie de televisión "Vikings", fue el primer europeo en alcanzar las costas de Groenlandia... de ahí le viene el nombre a "nuestra" montaña.

La cordillera Watkins fue bautizada así en honor al piloto y explorador inglés George H. Watkins que fue su descubridor durante la expedición "British Arctic Air Route" realizada en el año 1.930.

El Gunnbjor fue ascendido por primera vez el 16 de Agosto de 1.935 por una expedición compuesta por : Augustine Cortauld, Jack Longland, Ebbe Munck, Harold G. Wager y Lawrence Rickard Wager. Estos hombres llegaron a su cima después de recorrer los ciento noventa kilómetros que separan a esta montaña de la costa en autonomía total, es decir portando en sus trineos de arrastre (pulkas), tirados por ellos mismos, el material y víveres necesarios para esta aventura.

Hecha la pertinente presentación comentaros que hasta nuestra expedición en 2007 nadie había repetido la ruta que siguieron L.R. Wager, Bill Wager para sus amigos: alpinista, explorador y geólogo, y sus compañeros hasta la cordillera Watkins, una zona prácticamente desconocida para el ser humano. Nuestro objetivo: realizar la misma ruta y alcanzar la cima del Gunnbjor en autonomía total, casi 400 kilómetros de recorrido entre la ida a la montaña y el regreso a la costa.
La cordillera Watkins
Hoy, en 2.017, si buscáis un poco en la red encontrareis ofertas donde, por 20.000 euros, os transportan a la base de la montaña y desde ella, con raquetas y un poquito de crampones en su parte final, ascenderéis a su cima en tan solo cinco días... incluidos los vuelos... pero así no tiene gracia.
Nuestro itinerario al completo en Google Maps
Pero vamos a empezar por el principio de la aventura: la travesía por mar del Estrecho de Dinamarca desde  Ísafjördur, un pueblecito de pescadores de apenas tres mil habitantes, hasta el interior del Mikis Fjord ya en Groenlandia.
Un día y medio de navegación, treinta y ocho horas para ser exactos, entre el océano Atlántico y el mar de Groenlandia. No es una larga travesía pero... no vimos ningún otro barco, esta ruta es  una de las  menos transitadas del planeta y solo se puede navegar por ella en el mes de Agosto debido al hielo. Estamos a día 01 de Agosto de 2007, estamos en el muelle de Isafjordur, ya tenemos todo nuestro equipo cargado en el "Aurora", un velero de 18 metros de eslora que, que  atracado entre grandes barcos pesqueros, no nos transmite ninguna confianza.
El "Aurora"
El capitán del barco nos comenta que " no nos fiemos mucho de lo que vemos pues con su "Aurora" a dado cuatro veces la vuelta al mundo. En el barco compartimos espacio con el capitán y  tres marineros, ellos tienen su alojamiento a popa y como no podía ser de otra manera  a nosotros nos toca la proa.
Al atardecer empieza el "tiovivo"
Nosotros cinco somos hombres de montaña por eso la travesía del estrecho de Dinamarca  con olas de 4 y 5 metros de altura, sobre todo por la noche, fue toda una experiencia para nosotros. El capitán y sus marineros tuvieron que emplearse a fondo para mantener la estabilidad de la embarcación además de seguir el rumbo correcto. No dormimos ninguno de nosotros los golpes de las olas en la proa del barco hacían que no paráramos de rebotar entre la lona que hace de tope en la litera y el casco de la nave. Teníamos ganas que se hiciera la luz  y se hizo. Las olas se suavizaron y pudimos subir a la cubierta  para ver un espectáculo único, los iceberg, de todas formas y tamaños bajan del norte hacia el sur, algunos se pegan a la costa. Vamos sorteando los bloque de hielo que flotan en el agua. El capitán es "my fucking hero"... sin más.
Icebergs en el estrecho de Dinamarca
Como teníamos programado, el día 3 de Agosto estábamos atracados en lo más profundo del Fiordo Mikis y ahora viene la risa: el velero encalla en un banco de sedimento a unos trescientos metros de la zona de desembarco. 
Alcanzando la costa de Groenlandia  tras la "noche toledana"
Nos paramos por completo el capitán echa una zodiac al agua y con una maroma lo consigue sacar, lo dicho este tío es un as.
La zodiac es muy pequeña y nos cuesta varios viajes desembarcar hombres y material a la pequeña playa donde vamos a montar nuestro primer campamento. El agua en el fiordo tiene, un gélido, color gris... pienso que no me gustaría caerme allí dentro.
Llevando el material a la costa
Tenemos todo en tierra: combustible, comida, los trineos,tiendas, cuerdas y material duro. La aventura terrestre comienza aquí.
Llevamos fotografías aéreas de google maps con el itinerario que tenemos que seguir y waypoints marcados en nuestros gps. La cartografía de la zona y la poca fiabilidad de la existente debido a lo inexplorada que esta esta zona, mezclado con un terreno glaciar en constante cambio con enormes grietas y ríos que han trazado su cauce en la superficie helada, un frío húmedo que se cuela bajo la ropa unido a la falta de apoyo exterior son los grandes problemas a los que nos vamos a enfrentar a partir de ahora. Además tenemos el tiempo justo, solo nos sobran un par de días para imprevistos, para alcanzar el Gunnbjorn y regresar a la costa. A principios de septiembre el mar vuelve a helarse y... no nos queremos quedar aquí.
!!Sorpresa hay zonas llenas de flores de color rosa¡¡
Zonas de musgo y flores junto al campo I
Montamos las tiendas junto a la de dos jóvenes ingleses que se han sumado a nuestro grupo para aminorar costes. Uno de ellos, el más joven, va detrás de conseguir ser el más joven en coronar los ocho picos más alto de los seis continentes, incluyendo América del Norte, Sudamérica y Groenlandia. Es la ultima moda, las siete cimas de golpe se han convertido en ocho. Hay que vender como sea.
Ordenamos el material y, con objeto de movernos más aprisa, decidimos dejar parte de la comida en este campamento.
Aparte de las fotografías de google maps llevamos un plano escala 1:250.000 de la costa Este de Groenlandia ( un centímetro de plano  = 2,5 kilómetros en el terreno).
Plano 1:250.000 de la zona
En un principio nos encontramos que el hielo del primer glaciar por donde vamos a transitar se encuentra a unos ocho kilómetros hacia el interior. Lo que supone cargar con todo el material a la espalda hasta llegar a el. 
Vamos pensando en el tiempo que tenemos y tenemos exactamente trece días para llegar a nuestra montaña, hacer cima y regresar. Si nos encontramos con muchos problemas como el porteo que tenemos el primer día va a ser complicado conseguir el objetivo.
Porteo de material y equipo hasta el glaciar
La expedición  fue un constante rompecabezas para sortear, cruzar y salvar las continuas grietas que aparecían en nuestro itinerario.
Sacando la pulka de una grieta
Atravesando una zona de grietas en glaciar
Solo basta decir que para recorrer los treinta últimos kilómetros que nos separaban del glaciar Christian IV, necesitamos cuatro días cuando lo normal hubiera sido recorrerlos en una sola jornada.
Todas las mañanas recogíamos el campamento y ...en marcha
Llegados al Christian IV la desesperación...una enorme cantidad de canales se habrían paso longitudinalmente en el hielo para verter sus aguas al mar. Llevábamos a nuestras espaldas 180 kilómetros recorridos y teníamos el Gunnbjorn a la vista, a tan solo unos 25 kilómetros,  un solo día de marcha.
Hablando con la familia por teléfono satelital
Atravesamos canales, balsas, cambiamos de dirección varias veces con el objeto de salvar los más grandes, atravesamos algunos  en calzones y con las carcasas de las botas y cuando parecía que ya lo teníamos hecho apareció ante nosotros el "padre de todos los canales", un enorme cauce horadado en el hielo con unos 15 metros de altura de desnivel en sus escarpadas orillas... durante tres días tratamos de buscar un lugar para pasar ... imposible, además habíamos consumido todos los día de reserva que teníamos para llegar al barco en la fecha fijada: el 29 de Agosto. Nuestro jefe optó por la decisión buena: volvemos a la costa.

 Unas miradas atrás
Fue un desgaste físico y sobre todo moral, habíamos caminado todos los días entre diez y doce horas sin una sola jornada de descanso. Montar y desmontar las tiendas, deshelar la nieve para cocinar, secar la ropa y prepararnos para el día siguiente.
En un alto para reponer fuerzas
Los momentos de fuerte tensión por no saber que nos encontraríamos delante nuestro, las grandes grietas, algunas de ellas cubiertas por una fina capa de hielo, en las cuales no se adivinaba el fondo, las zonas en las que tuvimos que sacar nuestra cuerdas para subir las pulkas.
Lagos y...
...canales...
y grietas...
y sumideros...
Zona de grietas en el glaciar Christian IV
Arrastrar el trineo durante tantos días buscando  terreno propicio con poca pendiente  y aun así superar los cuatro mil metros de desnivel positivo... estábamos rotos moralmente pero no nos podíamos venir abajo porque nos quedaba regresar y... eran otros 180 km de vuelta.
Atravesando el glaciar Christian IV
Lo importante es que estábamos todos sanos, tan solo algunas ampollas en los talones y alguna pequeña congelación de primer grado que no ha requerido tratamiento.
El gran canal
Llegamos a casa el día 5 de septiembre de la que ha sido la aventura más extraordinaria que he vivido hasta hoy... a pesar de no haber conseguido la cima. Habíamos seguido la ruta de Bill Wager tal como el la hizo en 1.935...pero entonces la tierra no estaba en época de deshielo.
Parada para comunicar la decisión de regresar a la costa
En la expedición recogimos  datos para colaborar con dos proyectos científicos : uno sobre las propiedades eléctricas del manto nival con objeto de derivar los conocimientos adquiridos para la prevención de avalanchas (Universidad de Zaragoza) y otro para medir y analizar el esfuerzo físico en personas sometidas a condiciones extremas  (Centro de Medicina del Deporte de Aragón).
De regreso descendiendo por el glaciar Sorgenfri
De camino a la costa
Bajando los trineos por una pendiente de sedimentos
Ya vemos el mar...
...nuestro campamento I
y cuando sube la marea... el "Aurora"
¿No queréis saber que fue de los ingleses?... el más joven cayo en una grieta glaciar  en la primera jornada de marcha y se dislocó el hombro. Tuvieron que regresar al campamento de la costa y esperar allí a que volviéramos y nos recogiera el "Aurora".
Nos vienen a recoger
Os podría haber contado muchas anécdotas, que llevábamos escopeta para defendernos de los osos polares ( no vimos ninguno, menos mal), que el sol casi no se ponía etc..., sobre este viaje pero creo que con lo escrito y las fotografías es bastante para que os hagáis una idea de nuestra aventura en las tierras y hielos de Groenlandia... y esto es todo amigos.
Últimos momentos en Groenlandia
Dedicado a mis compañeros de la expedición "Groenlandia 2007": Alfonso, Jose Antonio, Alberto, Jorge y... al capitán del Aurora




No hay comentarios:

Publicar un comentario