domingo, 4 de diciembre de 2016

Ñ-15º LAPONIA - BÁLTICO 2012 - FINLANDIA



LAPONIA - MAR BALTICO 2012 – FINLANDIA.

Domingo día 4 de Marzo de 2012
El grupo lo formamos 12 personas.
A  las 16,45 en Huesca nos  reunimos 7 de los componentes de la expedición.
Saludos y presentaciones, carga de material y, a las 17,00 horas, salida hacia Barcelona.
Hacemos una parada en la Panadella, son las 19,00 horas; es ya una rutina en nuestros viajes.
A pesar de nuestros temores de encontrarnos con atascos a la entrada de Barcelona por ser domingo, llegamos sin ninguna novedad hasta la plaza de Colón, 20,30 horas. En Barcelona vamos a pasar la noche y es donde se van a incorporar los 2 componentes más de los faltan en el grupo. Por la noche llega a Barcelona otro de los componentes de la expedición. Los que faltan por incorporarse  lo harán  directamente en  el aeropuerto del Helsinki ya que vuelan desde Madrid.

Una vez alojados salimos a tapear algo por Barcelona, zona del puerto, y a la cama que hay que madrugar.


Lunes día 5 de Marzo de 2012
A las 06,00 horas, desayunamos y reparto de batidos energéticos (llevamos un sobre para un litro diario, por persona, como complemento a la comida de ataque).
A las 07,15 horas carga de equipajes en el minibús para salir a las 07,30 h. hacia el aeropuerto. La mañana es esplendida y de temperatura agradable.
Llegamos al aeropuerto y procedemos a facturar los equipajes personales y el material colectivo necesario para completar el que se encuentra en zona con el guía (palas y raquetas). El equipaje de mano de alguno se ve incrementado en diferentes “aparatos”  sensibles necesarios para el sistema de posicionamiento y comunicaciones.
Durante la espera para el embarque unos toman un café y otros ven la repetición del partido Madrid-Español (5-0)
A las 09,15 horas embarcamos e iniciamos el vuelo hacia  Helsinki. Esta ciudad nos recibe con un día precioso, el aeropuerto está en blanco, salvo la pista, y la temperatura agradable ya que no tenemos que salir al exterior tan solo pasar a la zona de tránsito. Aquí nos encontramos  con los que faltaban por incorporarse, ya estamos los 12. Hacemos la foto del grupo al completo y la enviamos a Madrid para que la cuelguen en la web, creada para que seguir nuestra expedición.
A las 15,55 horas embarque para KITTILA. Llegamos sobre las 18,00 horas con un atardecer precioso y una temperatura de -6º; el avión nos deja en la puerta de la terminal. Procedemos a la recogida de los equipajes y, con gran decepción, vamos a llamarlo así, por parte de uno de los componentes del grupo se comprueba que su bolsa, montada sobre un carrito de ruedas, no ha llegado. A la salida nos espera el guía contratado con 2 furgonetas y un gran remolque con el material que ya se encontraba en zona. Mientras cargamos los equipos, se procede a la reclamación del equipaje extraviado. Durante el viaje hacia ENNONTEKIO se resuelve vestir con material del resto del grupo al componente al que le han extraviado el equipaje. Paramos a cenar a la salida de la ciudad. Por consejo del guía el plato combinado con filete de reno (14€) es la elección de algún miembro del grupo. Exquisito según los paladares.

Continuamos el viaje, es impresionante ir por carreteras heladas a más de 90 km/h con la furgoneta cargada a tope. Luis lleva el SPOT (sistema de posicionamiento)  encendido en una furgoneta de manera que en la otra furgoneta nos puedan seguir y ver por dónde vamos y donde paramos sin necesidad de ir juntos. Más que nada lo hacemos para comprobar que el SPOT funciona correctamente, prueba superada. Llegamos a nuestro punto final, una urbanización de cabañas de madera llamada PAAVONTALO, a 6 km de ENONTEKIO. La urbanización  dispone de cabañas de alojamiento para 4 personas, cabaña de W.C. y duchas y de cocina (muy pequeña). Descargamos equipo y recibimos la segunda sorpresa al guía le faltan 2 pares de botas, especiales para climas fríos. Después del último sobresalto, a descansar que el día ha sido largo.
 
PAAVONTALO.
Martes día 6 de Marzo de 2012
Nos levantamos a las 06,00 horas. El día amanece nublado. El guía nos indicó la noche anterior la conveniencia de pasar por la mini-cocina de seis en seis para desayunar, dadas las dimensiones de la misma; como es lógico, nos vamos incorporando poco a poco hasta conseguir maternos los doce, lo cual no es obstáculo para que nos organicemos y desayunemos… en peores plazas hemos “toreao”. Esta práctica nos sirve de entrenamiento y como experiencia para  los sucesivos días, ya que salvo el día que solo utilicemos tiendas, desayunaremos y cenaremos  en cabañas  de dimensiones parecidas o aun más pequeñas, convirtiéndose las expresiones: “Quien tiene la mantequilla” “Quien …la mermelada” (de sobrenombre kétchup, por su presentación en un bote del mismo formato que este, y que ha sido uno de los grandes descubrimientos de la expedición) o bien “Pasar el pan guasa” (expresión que nada tiene que ver con el pueblecito se encuentra al lado de Jaca, sino que es un pan galleta, muy popular entre los expedicionarios y que a alguno le ha llenado la boca de pequeñas heridas) o bien… ¿Alguien ha visto el azúcar?...en la cantinela habitual. El camarote de los hermanos Marx era un local de lujo comparado con nuestras zonas de comedor de las cabañas finlandesas. Después de desayunar plácidamente (¿?) nos dedicamos a recoger el material asignado a cada uno por el guía: trineo (a partir de ahora pulka) con su arnés, esquís de fondo, raquetas y palas,  y posteriormente procedemos a ajustarlo.
A las 10,00 horas, el guía y  3 de los componentes del grupo se van en taxi a la ciudad para comprar las botas que faltan y reservar las cabañas necesarias (solo se puede reservar la del día 07MAR12. Por 10 euros por persona te aseguras disponer de cabaña; que además es mayor y con más comodidades, ya que disponen de colchoneta, edredón y un cuarto secadero). Cuando vuelven los que han ido a comprar las botas, se reparte la comida, las tiendas, el material de cocina y se procede a cargar los trineos (el guía nos indica la conveniencia de que el peso vaya repartido de manera que el centro de gravedad este bajo y lo más retrasado posible, en los días sucesivos iremos cogiendo experiencia y lo iremos haciendo…casi bien).
A las 11,45 horas nos ponemos en marcha, el trineo se desliza y los tirones en la cadera parecen llevaderos… en principio (cuan ingenuos somos, con el paso de tiempo y el trascurrir de los días el dolor de lumbares se irá agudizando). Comenzamos cruzando el lago, lógicamente helado, de OUNASJÄRVI, lo que facilita la toma de contacto con el material. Una vez cruzado hacemos lo que en montaña llamamos el alto de la meada, pichadica en aragonés,  y aprovechamos el mismo para ajustar cinchas, tarrias y pecho petral, avíos para el ganado, en conversión para humanos cintas de las fijaciones de las botas, arnés de trineo y demás cordinajos. Sin más novedad continuamos el recorrido con buena visibilidad, sin casi viento y con más nubes que claros. Pasada una hora y cuarto, hacemos un alto para comer y beber, lo que será tónica general para el resto de las jornadas, ya que el frio provoca mayor desgaste y deshidratación, por lo que no debemos descuidarnos, como le ocurrió a uno de los componentes del grupo durante la segunda jornada de marcha donde sufrió una leve pájara.

Tras un recorrido de unos 9 km de longitud; a las 15,10 horas llegamos a PYHAKERO; cabaña con capacidad para 4 personas en cama corrida, cocina y chimenea, leñera y letrina (prohibido, en las zonas de las cabañas hacer pipi y popo fuera de las letrinas… terminado el acto, hay que echar un puñado de algo parecido al serrín que se encuentra a disposición en todas ellas). Como la cabaña está ocupada por 4 estudiantes, una de ellas es española, Amaranta de nombre, y conocida del guía, un grupo nos dedicamos a montar la tienda grande (dormiremos 7 en ella, el guía nos pide opinión sobre la misma ya que es un prototipo diseñado por él, la primera observación es que no dispone de cremallera de doble carro por lo que hay que abrir y cerrar por la parte exterior. Cada vez que se monte la tienda el guía ha de escuchar el mismo comentario, que por cierto mejora día a día,  lanzado con cierto recochineo por parte de cualquiera de los que duermen en ella. El resto se dedica a producir agua de nieve, preparar la cena y a “alimentar” la página web de la expedición. Después, colocamos las botas y prendas a secar al amor de la lumbre; a continuación, y como se hará tradicional, consumo de productos patrios (queso, jamón chorizo y embutidos varios) que nos preparan el estomago para a continuación engullir la cena. Acabada la cena se procede al llenado de termos y cantimploras de agua que a la mañana hay que devolver al guía-cocinero para que prepare el desayuno sin tener que volver a derretir nieve en mucha cantidad. Luego cada mochuelo a su olivo para planchar la oreja.
EN LA TIENDA "SIN CREMALLERA".
Miércoles día 7 de Marzo de 2012
Diana a las 06,00 horas. Durante la noche se  he levantado un viento que con mayor o menor intensidad nos va a acompañar durante toda la jornada.
Desayunamos y recogemos la tienda para a continuación preparar el equipo y cargarlo en la pulka. La experiencia del día anterior y los comentarios de los que ya tienen experiencia en ambientes fríos, hace que las cosas que pueden  ser de más utilidad durante la marcha, las que queremos preservar del frío y la comida de ataque, que por su tamaño pueden  llevarse en los bolsillos de la prenda exterior, corta-vientos, las repartamos por los mismos; el resto de lo que tiene que estar a mano, junto con lo que al llegar al destino sea lo primero de usar, en la mochila, colocada detrás y con la cremallera de la pulka libre de las correas de ajuste para tener un acceso rápido a la carga.
A las 08,45 horas nos ponemos en marcha bajo una suave nevada. Al principio del recorrido el terreno es ondulado pero con tendencia a subir hasta que llegamos a una  pendiente, con algún grado de más para nuestro gusto, que  nos hace emplearnos a fondo y utilizar la técnica de pasos en V para remontarla, salimos a una zona expuesta al viento y este nos castiga con fuerza. Atravesamos una zona de suaves pendientes. Hacemos una parada para sacar las palas del trineo y tenerlas a mano ya que vamos a atravesar una zona de posible alud. Nos cruzamos con una quitanieves que nos informa de que el riesgo y poco después nos encontramos con el itinerario cortado, por lo que tendremos que dar un rodeo. Javier rompe la fijación del esquí y continúa la marcha con raquetas. Continuamos hasta alcanzar la cabaña de SIOSKURU, a las 12,00 horas, donde realizamos el alto central. Los que llevan las bolsas de picoteo comunitario las sacan y cada uno su termo. En el interior 3 chicas están recogiendo para irse, comemos y algunos aprovechan para visitar el W.C.
Cuando nos ponemos en marcha unos lo hacemos con esquís y otros con raquetas, el guía ha comentado que la subida que nos espera para llegar al collado es fuerte. La marcha es fatigosa y el viento arrecia e incordia. Aunque de vez en cuando el sol asoma entre las nubes. Alcanzamos este primer collado y hacemos un alto para poner todos los esquís, excepto Javier. El terreno es descendente con alguna cuesta que nos pone a prueba en el dominio de la pulka. Poco a poco, la tendencia cambia y cogemos tornamos a terreno de pendientes con poca inclinación  que nos llevaran a un collado que parecía muy lejano. Ya en el collado hacemos una nueva parada. El viento hace complicado el desahogo de aguas menores; aunque se le dé la espalda, hay rachas que obligan a estar atento para no hacértelo encima. La parada es muy corta para evitar quedarnos helados. De nuevo zona de bajada con pendientes “curiositas”, y ahora alguna incorporando curvas, dan emoción y nos sacan de la rutina; alguno acaba fuera del camino y enterrado en nieve profunda, la pulka “ayuda” lo suyo.
La tarde ya oscurece cuando llegamos al desvío que nos lleva a la cabaña de HANNUKURU, 50 metros más y alto, que nos lo hemos ganado, hemos recorrido unos 25 km. Son las 18,15 horas. En las proximidades, además de las consabidas leñera y letrina, hay más cabañas y una sauna. Encendemos las estufas de los dormitorios y del secadero, colocamos el equipo de pernocta en las literas y comenzamos a acarrear nieve en la cocina de gas, hay que reponer los termos y cantimploras. Tradicional picoteo, cena y a la cama, en las literas altas hace mucho calor. Curo a Javier las hermosas ampollas de las plantas de los píes…muy hermosas diría yo.
CENANDO EN HANNUKURU.
Jueves día 8 de Marzo de 2012
A pesar de que el día que nos espera será largo, nos damos “vidilla” y nos levantamos a las 07,00 horas. Desayuno y recogida de equipo. Procedemos a barrer y fregar. Hacemos selección de basura para tirarla a los contenedores (embalajes, pilas y restos orgánicos).
Iniciamos la marcha a las 09,30 horas, bajo una leve nevada. Los primeros kilómetros son suaves, luego vamos alternando pendientes de subida y bajada, vamos depurando la técnica. Salimos a una zona más transitada, de largas rectas, hacemos un alto, a pesar de estar cerca de la cabaña que hemos elegido para hacer el alto central, a la que llegamos a las 12,30 horas, cabaña de KOTA, redonda y cómoda. Nada más incorporarnos a la pista principal nos espera un tramo que nos obliga a subir en escalera, luego, continuas subidas y bajadas (que nos permiten incorporar una nueva manera de bajar las pendientes: sentados en el trineo) hasta llegar una puerta situada en un cruce y donde se puede optar por cualquiera de los itinerarios que rodean al lago de VUONTISJÄRVI. Tras consultar a unos fondistas, optamos por el de la derecha que, parece ser, es el más corto. Vamos llaneando hasta un cartel indicador que marca 4,5 km hasta nuestro destino de hoy: NAMMALAKURU. Comienza la madre de todas las cuestas. Salvo los “cachas” de la excursión, decidimos calzar raquetas. Salvadas las rampas más fuertes dejamos la pista y por terreno suave, ascendente y despejado, recibiendo fuertes rachas de viento, alcanzamos el collado, donde ponemos esquís. Nuestro destino está próximo y después de superar otro collado lo alcanzamos, son las 16,30 horas y hemos recorrido 21 km.

Ocupamos el refugio libre, capacidad para 16 personas en litera corrida de 2 pisos, mesa para 6  y estufa de leña. Al lado está el de pago, lo tiene alquilado una familia que, amablemente, nos ofrece alguna plaza, caso de que no aparezcan otros inquilinos de pago. Nos dedicamos a las tareas propias de cualquier “tirador de pulka” cuando acaba su jornada. En la zona hay más cabañas y también una sauna. Aparece un grupo pidiendo alojamiento, se lo mandamos a la cabaña de pago. Cuando hemos terminado de colocar la ropa para secado, comido los productos típicos, cenado y desaguado convenientemente, nos acostamos y a dormir, el que pueda (los de la litera del 2º estamos a 32º y nos pegamos un buen rato de cachondeo con el tema del calor, hasta que el cansancio nos incita al sueño).

CONDUCIENDO LA PULKA EN BAJADA.

Viernes 09 de Marzo de 2012
Diana prevista a las 08,00 horas, no la respeta nadie (una tradición, más, de los expedicionarios). Cielo cubierto. Recogida de equipo, desayuno, limpieza y preparación de la pulka; todo perfectamente mecanizado.
Como la primera rampa es fuerte, unos optan por bajar el trineo sin calzar los esquís, otros por tirarlo directamente y otros bajan sentados sobre él. A partir de aquí, terreno ligeramente descendente en el que de vez en cuando jugamos a los bolos con Javier, que sigue con sus raquetas y sus ampollones, todos le hemos felicitado por su capacidad de sufrimiento y el esfuerzo que hace por no retrasar la marcha y todo con un humor envidiable. A veces nieva y la visibilidad se reduce. Hacemos el primer alto aprovechando un refugio-cabaña de troncos, tosca pero que nos protege del viento. A partir de este punto, volvemos a coger pendientes que, en ocasiones, nos obligan a subir en tijera. Alternando terreno de ascenso con terrenos ondulados.
No podemos imaginar de donde aparece una señora practicando esquí de fondo, por la edad debe de ser la mama de Papá Noel. La marcha ahora transcurre por terreno suave, la temperatura ha subido y nos quitamos ropa. Justo al inicio de una leve cuesta nos introducimos en un bosque de abetos (EL BOSQUE DE LOS ABETOS BLANCOS); quizás sea el paisaje más bonito que hemos disfrutado hasta el presente. De nuevo tramos largos y llanos y un tanto tediosos, con sus correspondientes aradas de recuperación.

Después de una larga bajada, un tramo totalmente llano hasta la cabaña de MANTIROVA (para 8 personas en literas de dos plataformas corridas, con mesa para 6 y estufa de leña. Son las 14,30 horas y hemos recorrido 11 km. La letrina es la más limpia y mejor conservada de las vistas, pero de be ser una zona de mucho tránsito pues está prácticamente rebosante. Procedemos a las rutinas y nos preparamos para dormir. Como no hay ganas de montar la tienda, nos acoplamos cuatro en el suelo y el guía en el porche. Buenas noches y a procurar no pisar a nadie cuando alguien se levante para ir al W.C.
LUIS L. EN EL BOSQUE DE LOS ABETOS BLANCOS.
Sábado 10 de Marzo de 2012
Por fin amanece un día despejado.
Diana a las 08,00, salimos a las 09,15 horas ante la curiosidad de los esquiadores de fondo. Sergio, el guía, se retrasa por tener que ir al servicio y los impacientes inician la progresión, llega Sergio y le decimos que les grite: ¡QUE POR AHÍ NO ES!, y nos dice que no hace falta porque realmente no es el camino a seguir, con lo cual, se tienen que dar la vuelta entre el cachondeo del resto. Disfrutamos del paisaje soleado, de las suaves pendientes y de la buena temperatura.
A medida que sube el sol, nos quitamos ropa y por primera vez y ultima, podemos andar sin la capa corta vientos. Paramos más a menudo de lo normal para hacer fotos; la luz da otra dimensión a los pinos, abetos y abedules (es impresionante como se doblan bajo el peso de la nieve y como se recuperan cuando se les quita). Vemos al fondo el macizo del PALLAS, que hemos ido bordeando-cruzando durante estos días. Los hay que se atreven a salir de la pista tirando del trineo para hacerse la foto, la aventura les dura poco pues es imposible andar más de diez metros seguidos.
Después de un par de altos y cruzar una valla, por terreno llano, llegamos a una zona de numerosas cabañas, bajamos una suave pendiente y llegamos a  una carretera. Son las 14,00 horas, hemos caminado 15 km y es el fin de esta jornada y de la primera parte de nuestra aventura.
Tenemos previsto montar tiendas para dormir, ya que no hubo manera de reservar cabañas, en su día, pues se disputa una carrera de esquí de fondo durante el fin de semana; no obstante como apetece mucho una ducha y buen descanso, Sergio, Antonio y Curro se dirigen al complejo hotelero JERISRANTA, a unos 300 metros de donde nos encontramos, para volver a intentarlo. Vuelven con buenas noticias, después de una dura pelea con la recepcionista y tras alguna llamada de esta, hemos podido alquilar dos cabañas para 6 personas, 2 en habitación en planta baja y 4  en buhardilla del piso a 25 € por persona, más 11 € del desayuno y 25 € la cena buffet; disponen de cocina, sala de estar con tv, sauna y secadero de botas eléctrico. Nos trasladamos cada uno a la nuestra para hacer la cama (benditas sabanas limpias), ducha y leve picoteo. En una de las cabañas Sergio consigue, tras ardua pelea con el sistema de encendido, poner en marcha la sauna. Como alguien dice que tras la cena se dará una sauna la deja encendida. Nos vamos al hotel, procedemos a la toma de una cervecita de ½ litro ,5 €, sentados, todos y sin aglomeraciones, y damos tiempo para que nos llamen para la cena. Nos llaman a cenar y menudo alivio, lo único que hay que pedir a los de la otra punta es que pasen el pan, lo demás se recoge del buffet o te lo sirven en el plato. Terminado el ágape nos dirigimos a la cabaña paseando, bajo una noche estrellada y preciosa. Antes de meternos en la cama, alguien descubre una pequeña aurora boreal, los que ya están dentro no le dan mucho crédito.

Lo de dejar la sauna encendida no ha sido buena idea, los del piso de arriba, a pesar de dejar un buen rato las ventanas y puertas abiertas, no pueden ni respirar y, para colmo, Sergio se ha quedado en el hotel, con lo que vuelta a iniciar la ardua búsqueda del maldito sistema de arranque/apagado. Sin más novedad a la cama.

EL MACIZO DEL PALLAS.
Domingo 11  de Marzo de 2012
Diana a las 07,30 horas, aseo y bajar al hotel a desayunar. Hacemos un buen acopio de energía que el viaje es largo. A la vuelta, preparar el equipaje y vaciar las pulkas.
A las 10,00 horas, de manera puntual aparecen las 2 furgonetas más 1 remolque, traen la bolsa perdida de Antonio. Cargamos y salimos.
A las 11,00 horas, parada en un área de servicio para repostar y comprar algún recuerdo. A las 14,30 horas llegamos a TORNIO donde descargamos el material y equipo que no vamos a utilizar en la segunda parte de la travesía, lo dejamos en la habitación del hotel que ocuparemos a la vuelta.
Poco después parada para comer. Hay platos combinados, pero la mayoría nos decantamos por el menú del día de auto-servicio, a 9,80 €, que no está mal, como hay fondillo lo completamos con un pastelillo de postre.

Continuamos el viaje y se nos hace de noche antes de llegar a un área comercial donde nos han dejado la llave de la cabaña y una fotocopia de algo parecido a un plano. La búsqueda de la cabaña se hace larga. Esto es un laberinto donde nuestro conductor demuestra gran pericia para girar 360º con el remolque enganchado. Encontrado el alojamiento, 6 personas en la buhardilla, 4 en habitación y 3 en la sala de estar, este dispone de baño con ducha y una pequeña cocina en la sala. Descargamos, nos acomodamos y procedemos al picoteo/cena. Como todos los días compruebo y curo las ampollas de Javier, me ayuda Antonio N.
 LAS AMPOLLITAS DE JAVIER.
Lunes 12  de Marzo de 2012
Diana a las 08,00 horas; recogida, limpieza y nuevo reparto de material colectivo. Se nota el adiestramiento de los días que llevamos haciendo la misma rutina, pues a las 09,00 horas estamos saliendo. El cielo está encapotado y sopla un poco de viento. Salimos por la carretera helada. A los 100 metros primer alto técnico por rotura de la fijación del esquí de Isidro, se hace un apaño que va a durar poco, al final se opta por sustituir el esquí completo por el de reserva. A los 500 metros encontramos un embarcadero, parece de la marina, que nos facilita la entrada al MAR BÁLTICO. Alguno no las tiene todas consigo y hace probaturas de resistencia del hielo.
En cuanto dejamos el abrigo de la costa la sensación térmica baja claramente por efecto de una “brisa” que nos castiga de costado. A medida que nos adentramos en el mar, el día se va aclarando y el viento es más intenso.
Tenemos como primera referencia, en la planicie helada del mar, una isla perpendicular a la dirección de marcha. Tras un par de altos superamos la punta de la isla por su derecha. A partir de aquí, la referencia es nuestro objetivo final, un islote a nuestro frente al que parece que no llegaremos nunca. A las 14,05 hacemos el alto central.
Reanudamos la marcha y, enseguida, el cielo vuelve a encapotarse. Ya estamos muy cerca y Sergio decide adelantarse para reconocer el acceso. Son las 16,00 horas cuando pisamos tierra firme, hemos caminado 19 km por la superficie del Báltico. A menos de 50 metros hay una cabaña redonda con fuego central y salida de humos por un agujero del techo, detrás la leñera, donde caben e personas, y la letrina. Como no hay mucho espacio, mientras unos preparan agua y cena, otros montan 2 tiendas pequeñas, 3 personas. Rutinas, picoteo, cena, limpieza de cacharros, relleno de termos y cantimploras, llamadas por teléfono satelital y a dormir.

ENTRANDO EN EL MAR BALTICO.

Martes 13  de Marzo de 2012
Amanece descubierto. Ha hecho mucho frío durante la noche y los pies lo han notado. Las tiendas tienen escarcha por fuera y por dentro; con objeto de que se sequen retrasamos la recogida y como consecuencia la salida. Desayunamos, hacemos el equipo y recogemos las tiendas.
Son las 10,30 horas cuando iniciamos la marcha, el cielo se ha cerrado y se escapan algunos copos. El viento sigue pegando de costado, en cuanto nos metemos en el mar. Primera referencia, la punta de un islote por estribor. Poco después el primer alto y sobrepasado el islote de referencia rotura del esquí de nuestro amigo Isidro. Sergio hace un apaño con alambre y a seguir.
Poco a poco despeja y el sol nos acompañara hasta el final de la jornada. Al frente vemos una baliza de navegación (bandera española invertida) en una isla, allí vamos . A las 12,30 horas realizamos el alto central.
Con paso cansino pero sin las molestias lumbares de las primeras jornadas, llegamos al objetivo marcado a las 14,30 horas y con 12 km recorridos. La isla cuenta con una cabaña particular por lo que procedemos a montar la tienda grande y tres pequeñas.
Al abrigo de la costa y pegando el sol, el trabajo obliga a quitarse la ropa. Cuesta hacer una base suficientemente dura para la tienda pues la nieve es de tipo polvo y no compacta fácilmente. El día está precioso y muy agradable, hacemos fotografías, algunas de publicidad para las empresas que nos han subvencionado parte del coste de la expedición. Después rutinas y charla agradable en la tienda comedor, cada cual sentado en su sitio que esta vez hay espacio. Sobre las 21,00 horas nos vamos a dormir a las tiendas y el "aberroncho" a su nido.




ACAMPANDO EN EL ISLOTE.



Miércoles 14  de Marzo de 2012
Aunque no madrugamos, tampoco nos damos prisa en salir al objeto de que se sequen las tiendas con el  sol de la mañana.
A las 10,50 horas salimos al mar que nos recibe con brisa de costado y ligeramente de espaldas. Tomamos rumbo 345º. Al frente una inmensidad blanca, a nuestra derecha y lejana: una cinta negra formada por la costa de la que solo sobresale un molino de viento: lo tomo como referencia de avance. Ya hemos hecho el primer alto cuando sobrepasamos el molino, son las 12,30 horas.
A las 12,45 horas nuevo alto corto y a las 13,20 horas el alto central. Desde hace un rato, en nuestra dirección de marcha se ve una fila de molinos de viento. A las 16,00 horas hacemos un nuevo alto. En la reanudación cambiamos de dirección unos 30º a la izquierda, tras haber comprobado con el GPS que habíamos perdido la dirección al navegar solo con la brújula. Ahora se ve la isla objetivo al frente. Llegamos a ella a las 16,50 horas tras haber caminado 17 km. Hay una cabaña con leñera (4 personas+ 2 personas), un grupo se queda; el resto cruzando por la isla, unos, o bordeando por el mar, otros, continuamos hasta la siguiente cabaña KHIETAKALLA (redonda  para 4 personas con estufa de leña). Como nos hemos venido demasiados, dos tenemos que volver a la cabaña anterior, lo hacemos bordeando la isla, pues es más cómodo, Antonio y yo montamos la tienda pequeña y Sergio dormirá en la leñera.

Tras acomodarnos cada uno en su sitio, pasamos a la rutina, aunque aún da tiempo a hacer alguna bonita fotografía del atardecer de tintes rojizos y reflejos malvas sobre la nieve. Se hace de noche escuchando, después de cenar, historias y aventuras de Sergio en la Patagonia.
JAVIER EN KHIETAKALLA.
Jueves 15  de Marzo de 2012
Diana a las 08,00 horas, El día amanece cubierto. Recogemos el equipo con calma y nos reunimos en la cabaña redonda para desayunar.
Salimos a las 10,50 horas con el viento a la espalda, cae algún copo, rumbo 292º. Hay suficiente visibilidad para que se vea, allí en lontananza, la isla fin de jornada, un minúsculo punto en el horizonte. A las 12,00 horas hacemos el primer alto. Son las 12,25 cuando salta la fijación del esquí de Isidro, apaño con alambres y a continuar.

La visibilidad es cada vez menor y no tenemos ninguna referencia para la navegación con brújula, lo que hace que nos desviemos alguna vez pero lo corregimos inmediatamente gracias al GPS. A las 13,20 alto. A las 15,00 horas hacemos el alto central, a partir de aquí se levanta la niebla y volvemos a ver nuestra isla. A las 16,00 horas, tras cruzar una zona de bloques de hielo levantados, en las proximidades de un islote, nuevo alto. Nos quedan 3.300 metros para llegar al destino según marca el GPS.
A pesar de los problemas que ha tenido Pedro Manuel con la fijación, con ayuda de Fermin y Jose Luis ha conseguido llegar a la isla, cerrando el grupo, a las 17,45 horas.

En la isla encontramos una cabaña-refugio para 4 personas en litera y otras cuatro en el suelo, letrina en buen estado y cabaña particular (el dueño, Ari, está en la misma acompañado por 2 perros). Por 50€, 5 personas duermen en la misma y cocinamos, cenamos y desayunamos todos; también 3 componentes del grupo hacen uso de la sauna. Durante la cena hacemos una petición viciosa, tomar una cerveza, Ari saca una por barba, nos sabe a gloria. Después hay que hacer encaje de bolillos para cuadrarnos en el suelo para dormir. Amontonamos 2 mesas y bancos y sacamos unas tablas con aislante de debajo de las literas, que van a hacer más cómodo el sueño, y hasta mañana.
NAVEGANDO SIN VISIBILIDAD.
Viernes 16  de Marzo de 2012
Nos levantamos a las 08,00 horas. Recogemos equipo y desayunamos por turnos. Las sobras de comida, excepto el último picoteo, y de combustible se lo dejamos a Ari.
A las 10,00 horas, despedida de Ari, y sus perros, y puesta en marcha. El día está despejado y sopla un viento de espaldas que nos empuja al caminar. Sergio coge un paso cansino para cumplir el horario, pues tampoco conviene llegar muy pronto para tener que esperar al transporte. Poco a poco nos vamos acercando a la costa y por ende al fin de nuestra expedición. Aunque a veces pesada, ha sido una aventura enriquecedora en muchos aspectos,  sobre todo el humano, pues a pesar de ser un grupo grande que se ha tenido que desenvolver en pequeños espacios durante muchos días, los problemas siempre se han resuelto de forma positiva y con buenas gotas de humor.
Tras los correspondientes altos a las 11,00, 12,15 y 13,20 horas, tocamos tierra y podríamos decir que desembarcamos en SIMO a las 14,05 horas tras recorrer los últimos 11 kilómetros.
Vaciamos los trineos, rehacemos el equipo y preparamos el material para la carga. Llega el autobús con remolque a las 14,30 horas. Traslado al hotel alojamiento y ducha. El grupo se va al centro comercial de TORNIO y a cenar a una pizzería, Antonio y yo nos quedamos en otra más cercana al hotel.

Cuando más de una ya está en la cama, voces de aurora boreal a la vista. Todos a la calle e intentos de captura fotográfica del evento, Luis lo consigue con notable éxito. Despedida de Sergio que tiene que madrugar para irse a Noruega (ahora le pesa el haber aceptado  el trabajo) y de Javier y Luis cogen el transfer a las 07,00 horas.
JOSE LUIS Y FERMIN CON ARI.
Sábado  17  de Marzo de 2012

Diana a las 08,00 horas, desayunamos, preparamos el equipaje y a esperar al autobús.


A las 10,00 horas, traslado al aeropuerto de KEMI. Mientras abren la facturación, terminamos con los últimos retales del picoteo y unas cervezas que compramos ayer. El avión viene con retraso y embarcamos a las 14,00. La azafata hace un “quick” de inglés y echa a la mitad de nuestros expedicionarios de los asientos que están en las salidas de emergencia. Llegada a HELSINKI y esperar el embarque, aprovechamos para comprar algún recuerdo.


Embarcamos a las 16,50 horas y viaje sin novedad, Pedro Manuel entabla conversación con su vecino de asiento, un japonés jubilado en viaje de placer a España. Comenta al llegar a Barcelona que tiene agujetas en los brazos de tanto “hablar” en inglés. En el Prat despedida de Luis F. que toma el tren con destino Madrid. El resto al hotel. Cena y a dormir.


Domingo 18  de Marzo de 2012
Nos levantamos a las 06,15 horas, carga de equipaje y despedida de Curro que se queda en Barcelona.
No sé como cargamos a la venida... vamos uno menos y tenemos problemas para acoplar todos los bultos en el autobús. Parada en la Panadella a desayunar y a las 10,30 horas parada en Huesca. En Huesca se despiden Isidro y Pedro Manuel, el resto hasta la estación de autobuses donde Mariano toma uno en dirección a Jaca. A mi y a José Luis nos vienen a buscar para traernos a Jaca






Y… este cuento se acabó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario